El MUBA celebra su 35º aniversario

RESISTENCIA – Este viernes 27 de octubre se conmemora el 35º aniversario de la creación del Museo de Bellas Artes René Brusau del Instituto de Cultura del Chaco. La institución es el museo de artes visuales de mayor relevancia de la provincia. Funciona en el edificio de Casa de las Culturas. Su patrimonio está conformado actualmente por poco más de 700 obras. El acervo museológico se fue incrementando gracias a los aportes de instituciones y artistas a través de donaciones.

Cuenta con tres salas, una dedicada a albergar la colección del museo y  otras dos destinadas a exhibiciones transitorias. También posee una Reserva Técnica, donde está alojada la colección, un Taller de Restauración y Montaje, y próximamente una Sala de Lectura.

“El MUBA tiene dos objetivos fundamentales, la promoción de las artes visuales y sus artistas, y el crecimiento y protección de su acervo”, expresó su director Jorge Tirner. La institución se especializa en exhibir obras de artistas chaqueños y de la región, estimulando y promocionando sus prácticas, haciendo partícipes a hacedores culturales, productores, montajistas y curadores, e interactuando con los visitantes por medio de experiencias didácticas e interactivas con los hacedores y sus trabajos.

“Además de proteger las obras de arte, se las mantiene, restaura y exhibe, en muestras que se diseñan bajo conceptos curatoriales contemporáneos, con el objetivo de tener la colección en movimiento”, agregó.

 

Historia

El MUBA fue creado el 27 de octubre de 1982, e inaugurado oficialmente a la comunidad el 14 de abril de 1983. La primera sede estaba ubicada en avenida 9 de Julio 254, con dos pequeñas salas por las cuales transitaron grandes impulsores de la cultura local, como Ertivio Acosta.

En el prólogo del catálogo de la muestra inaugural del MUBA, Beatriz Moreiro, integrante del cuerpo asesor y en representación de los artistas, afirmaba: “un Museo de Bellas Artes debe promover la creatividad. En oposición al viejo concepto de ‘depósito cerrado’, debe abrirse a nuevas perspectivas acordes con la vida contemporánea y contemplar múltiples posibilidades de investigación y expansión cultural. Debe ser un organismo dinámico y ‘vivo’, caracterizado por un accionar coherente que suscite interés y respeto. Su rol en la actividad creadora de la provincia ha de ser fundamental y tender al enriquecimiento del hombre moderno haciéndolo incorporar, naturalmente, el arte a su propia vida”.

Más tarde, el MUBA se trasladó a Mitre 163, ampliando las posibilidades de mostrar tanto su patrimonio como los nuevos artistas que surgían en la ciudad y la provincia. Finalmente, la itinerancia del museo llegaría a su fin con su traslado definitivo, en 2010, al edificio de la Casa de las Culturas (Marcelo T. de Alvear y Mitre), donde actualmente cuenta con sala propia de exposición de su colección patrimonial y dos salas de exposiciones que se van renovando. Asimismo, el MUBA también se anima a nuevos espacios, interviniendo esporádicamente el hall de ese edificio con exposiciones tanto de carácter nacional como local.

 

Acervo provincial

El patrimonio del MUBA es producto del aporte de obras de arte provenientes de la antigua Subsecretaria de Cultura, de la pinacoteca del Banco del Chaco, y de las donaciones realizadas por otras instituciones y por los mismos artistas.

Su colección, que fue creciendo y se diversificó notablemente, parte cronológicamente de 1914. “La misma abarca diferentes corrientes, propuestas y movimientos artísticos que cobran importancia en el plano histórico, ya que muchas obras representan escenas y paisajes que testimonian costumbres y hechos de la provincia”, describió Tirner.

El museo cuenta con obras de artistas chaqueños de importante trascendencia, como Crisanto Domínguez, Alfredo Pértile, Carlos Schenone, Rafael Galíndez, Beatríz Moreiro, Juan de Dios  Mena, Ricardo Jara, Eddie Torre, Iván Sagarduy, Domingo Arena, Diego Figueroa, entre otros.

Durante los últimos años se estimuló el crecimiento de la colección gracias al aporte de los artistas que protagonizaron exhibiciones. Por medio de un proyecto de estímulo a la producción de la exhibición, los artistas accedieron a realizar la donación de una obra perteneciente a la muestra.

De esta manera se sumaron a la colección obras contemporáneas de artistas consagrados de la región, siendo la más relevante Campoquemado, de Beatriz Moreiro, obra que fue galardonada con el Gran Premio de Honor en la 103º edición del Salón Nacional de la República Argentina.

 

René Brusau

Es considerado como uno de los precursores de la plástica del Chaco en la década del ‘40. Si bien nació en 1923 en Villa María (Córdoba), su figura se identifica totalmente con la plástica pictórica en el Chaco. El MUBA lleva su nombre desde 1995.

En 1943 se radicó en Resistencia, empleado como peón en Puerto Vilelas y Barranqueras para ganarse el sustento. El Ateneo del Chaco le confió la dirección de su Taller Libre de Artes Plásticas, luego dictó una cátedra en el Centro de Constructores, y después brindó cursos de dibujo y pintura en la Universidad Popular.

Hizo varios murales (El Fogón de los Arrieros, Casa Cimat), práctica por la que sentía particular entusiasmo. Incursionó en la escenografía teatral en obras del Teatro Experimental de El Fogón de los Arrieros.

En 1950, con Juan de Dios Mena, decoró el Palacio del Mate (Posadas) y también el local del Chaco en la Feria de América (Mendoza). Fue asesor de cuanta tarea plástica se efectuó en la zona. Obtuvo con su pastel Niña el Primer Premio del Salón del Litoral (Reconquista).

René Brusau falleció repentinamente en Resistencia el 26 de junio de 1956, a los 33 años.

 

Las salas del museo

El MUBA posee tres salas de exhibición. La Sala 1, ubicada en planta baja, se concentra en exhibiciones de artistas consagrados por su trabajo y trayectoria.

Tiene especial interés en muestras desarrolladas especialmente para la sala, de artistas chaqueños y de la región. Para esto el museo hace hincapié en producir las exhibiciones conjuntamente con técnicos, curadores o montajistas también chaqueños o de la región. Este intento tiene el objetivo de ser un beneficio para la experiencia en producción y gestión de arte en la región.

También se invitan a artistas del resto del país o de otros países para exhibir sus obras, y establecer puentes que sumen e intercambien experiencias.

La Sala 2, en el tercer piso, es utilizada para la selección anual de la Convocatoria para Proyectos Expositivos. También se destina a algunas muestras organizadas por otras instituciones, como el Departamento de Artes Visuales del Instituto de Cultura del Chaco y el Fondo Nacional de las Artes.

Y la Sala 3, también en el tercer piso, es el espacio destinado a la exhibición de las obras pertenecientes a la colección del MUBA. Las muestras duran poco más de seis meses, para luego ser renovadas. Con este modus operandi se pretende tener viva la colección de la institución, exhibiéndola en muestras realizadas sobre diferentes conceptos curatoriales.

 

Convocatoria para Proyectos Expositivos

El MUBA destina un espacio para su Convocatoria para Proyectos Expositivos. La misma se desarrolla anualmente, y cubre la agenda anual de la Sala 2 del museo. La Convocatoria comienza entre agosto y septiembre de cada año con el lanzamiento de sus bases. Los proyectos se seleccionan durante el último mes del año y las exhibiciones dan inicio en marzo del siguiente.

“La Convocatoria exhibe el trabajo de artistas emergentes o que se encuentran en desarrollo de sus carreras, y difunde las diferentes prácticas artísticas, tanto clásicas como contemporáneas. La intención es estimular a que los artistas presenten un proyecto inédito de exhibición que es evaluado por un jurado”, declaró Tirner.

“De esta manera, el MUBA ofrece a los artistas la oportunidad de tener la experiencia de investigar, desarrollar y presentar un proyecto expositivo que será evaluado, seleccionado y exhibido, siguiendo mecanismos similares a cualquier otra institución dedicada a la exhibición de artes visuales, tanto del país como del resto del mundo. Esto pretende estimular a los artistas a presentar un proyecto, producirlo, montarlo y exhibirlo”, agregó.

El Instituto de Cultura entrega un estímulo económico para la producción de cada Proyecto Expositivo seleccionado. Para esto el o los artistas aceptan el compromiso de incorporar una obra a la colección patrimonial del MUBA para su resguardo y exhibición.

La Convocatoria se focaliza especialmente en proyectos de artistas chaqueños y de la región, que involucren su realidad inmediata, donde simbolicen o representen el contexto cultural, espacial o temporal al que pertenece la producción. Tiene especial valor la intervención de curadores, teóricos y gestores que aporten elementos significativos a las propuestas, tanto en su etapa de presentación como de concreción.

Desde la Convocatoria para Proyectos Expositivos 2016 se abrió la posibilidad de participación a artistas de otras regiones del país. De los que exhibieron mediante esta iniciativa muchos han recibido premios y participado de salones, y fueron convocados a mostrar en otros puntos del país tanto de manera individual como colectiva. “Esto demuestra la importancia de la Convocatoria como motor de divulgación, promoción e incentivo”, concluyó Tirner.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.