El Ballet de Verónica Turtola presentará Perdidos en el bosque

07 GUIDO MIRANDA- PERDIDOS EN EL BOSQUE (2)RESISTENCIA – El domingo 19  de junio, a las 19,  en el Complejo Cultural Guido Miranda  (Colón 164)  la Escuela de Ballet y el Ballet Juvenil de Verónica Turtola  presentará la 0obra Perdidos en el Bosque  basado en el cuento para ballet de  Hansel y Gretel. La entrada general es de $120.

La obra se desarrollará con un gran despliegue de vestuario y escenografía a cargo de Alba Gonzalez, Analia Grassia y Marcos Ortega, coreografía montada por Priscila Benoist, Constanza Aguirre Hayes y Veronica Turtola , producción y  proyección de imágenes a cargo de  Nestor Bravlasky, puesta en escena y dirección general de Verónica Turtola.

Elenco

Hansel, Mauro Villanueva; Gretel, Valentina Claude; Mamá, Marina Morales; Papa, Juan Duco Chejolan; Hada Rocío, Maylen Outeiriño; Paloma, Valentina Alunni; Pajarito, Lara Majda; Duende de Arena, Iñaki Galdeano; Bruja, Analia Grassia. Aldeanas y campesinas,  Julieta Del Blanco; Malena Vodanovich, Denise Pujalte, Florencia Corrales, Milagros Alvarez, Orina Romero, Camila Brites, Lucia Mieres, Valentina Alunni, Maylen Outeiriño,  Virginia Ballesta, Carla Reyero, Paula Romero, Abigail Moreira,  Maria Benzaquen, Josefina Claude, Ana paula Niello, Serena Zimmermann, Delfina Zampa, Juliana Stella, Luisina Abras y Chiara Vecchietti. 

La historia

Hansel y Gretel vivían con sus padres en una aldea de leñadores y campesino. Una Mañana los niños  fueron al bosque y Gretel marcó un camino tirando migas de  pedazo de pan que su mama  le había dado para no perderse,  pero no pudieron volver ya que no tuvieron encuenta  que  los pájaros se habían comido el pan.

Perdidos en el bosque y con mucho  miedo ya que iba oscureciendo y no encontraban el camino de vuelta a su casa,  son atrapados por los espectros de la noche pero finalmente pueden huir y al hacerlo se encuentran con el Hada del Rocío que los alienta a seguir buscando el camino de regreso a su casa, sin querer al atravesar un claro del bosque   los niños se detienen a escuchan el canto de un pájaro blanco al cual luego siguen hasta llegar a una casita hecha de  pastel y azúcar.

Hansel y Gretel empiezan a comer, pero lo que no sabían era que esta casita era la trampa de una vieja bruja para encerrarlos y luego comérselos.

Esta vieja bruja decide encerrar a Hansel y tomar a Gretel como criada. Todas las mañanas la bruja hacía que Hansel sacara el dedo por entre los barrotes del establo para comprobar que había engordado, pero éste la engañaba sacando un hueso que había recogido del suelo.

Un día, la bruja decide comerse a Hansel y manda a Gretel a comprobar que el horno estuviese listo para cocinar. La niña se da cuenta de la trampa y logra que la bruja se meta en el horno. Al instante, Gretel empuja a la bruja y cierra el horno. Tras la muerte de la bruja, los niños  parten a reencontrarse con sus padres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.